martes, 27 de noviembre de 2007

Mónadas con ventanas


Qué hermoso es tener una ventana abierta al mundo. Eso sí, cada cual llama a su ventana como quiere. Y su denominación suele decir mucho del que se asoma a ella. Ahí tenemos a mi estimado Ángel, responsable delictivo de un blog sobresaliente – a veces por su hilaridad, a veces por su redacción – llamado (ojo al dato) “Está la cosa muy mala”. No sé si ese título se debe a una pulsión esencialmente pesimista o a la tendencia del autor a ironizar sobre todo ente que se preste (o no) a ello. Y ahí tenemos a nuestro otro querubín, Miguel Ángel, con su “No (ha) lugar”. Miguel Ángel está acostumbrado a las filigranas de la sintaxis postmoderna, que despliega de forma envolvente en su blog. Se trata, como en el caso anterior, de un blog altamente adictivo, por lo que recomiendo al lector que se abstenga de aficionarse (en realidad, esto es publicidad subliminal). ¿Y qué dirán ellos de mi título…? Como si lo estuviera oyendo. Se lamentarán: es que Pedro Jesús es un kantiano. Con su reproche quedarán resumidos dos siglos de prejuicios contra el pensamiento del filósofo de Königsberg, tachado de purista maniático y de sistemático sin alma. Bueno. Reconozco que el título de este blog es mucho menos brillante que los antes citados; por ser, resulta hasta academicista. Pero en fin, al menos aporta un matiz positivo frente a tanto veto. Puede ser cierto que está la cosa muy mala y que no ha lugar a muchas efusividades, pero también lo es que tenemos por delante una tarea constructiva. Por cierto, todo escéptico demuestra una íntima incoherencia en el acto mismo de proclamar su lema: en el fondo, y a pesar de todo, cree en la comunicabilidad de lo que piensa y en la utilidad de expresarlo. Estoy seguro de que estas últimas consideraciones agradarán mucho a nuestra querida Leonarda, autora de otro blog de título enjuto: “Sobre ciencia y comunicación”. Está Leo muy preocupada por otra labor arquitectónica, a saber, la edificación de la Universidad española (casa común de salas espaciosas e intrincados pasillos, a veces magnífica en sus alhajas y veces amenazando ruina por las esquinas). A cada blog, su tarea.

__________
En la imagen: René Magritte, "La condición humana" (1933). De ésta y algunas otras obras de Magritte ha realizado Jacinto Rivera de Rosales una interesante interpretación: "Magritte y lo trascendental", Sileno 16 (2004) 19-25. Disponible en línea [en caché].

9 comentarios:

Ángel dijo...

¡Bienvenido a la blogosfera, PedroJota!

Primer comentario de blog, presentación oficial en el mío...

Me debes lo que se me ocurra.

Bito dijo...

Siempre me gusta leer los primeros post de los blogs, suele contener las razones que llevaron a la creación del mismo y que con el tiempo siempre terminan variando, desvirtuándose (y no entraré si a mejor o peor). El primer post suele ser una declaración de intenciones, además de un sello personal que justificará más adelante cada uno de los post.

Encantado de conocerle. Por aquí nos vemos.

Antonio Rentero dijo...

Yo tb me congratulo de este nuevo habitante de la blogosfera... y lo peor, desconocido autor, es que no sabes que tienes todas las papeletas para engrosar, junto con los dos piezas que has mencionado en tu entrada y alguno más, las listas de un proyecto que ya se desvelará...

Como le dijo el senador Palpatine a Anakin "seguiremos de cerca vuestros progresos"... pero tranquilo, que ello no implica amenaza de amputación traumática de miembros ni que te tengas que dejar una ridícula coletilla.

Ángel dijo...

Por cierto, el título de mi blog no es más que la transcripción de una frase que oí por primera vez de labios del ínclito "Chiquito de la Calzada".

¿Acaso no está la cosa muy mala? Probablemente incluso Kant lo dijo en algún momento.

Leo García Jiménez dijo...

Pedrooo!! qué bueno, al fin abriste un blog que ponga algo de cordura y orden... Te enlazo ya mismo, qué gran momento!

Un abrazo,

Susana dijo...

Hermoso tener una ventana abierta y hermosa la mirada de quién la ve. En estos tiempos en los que falta de tó y de ná, leerte seguro será un gran placer.

Sonrisas con luz para ti!!

Pedro Jesús Teruel dijo...

Ángel, Bito, Antonio, Leo, Susana: muchas gracias por todas las bienvenidas. Un tanto mosqueado me quedo ante la amenaza fantasma de un proyecto del que (inadvertidamente) he pasado a formar parte... Gracias también por tus palabras sobre la mirada, Susana. Te dedico la siguiente entrada del blog.

mahn dijo...

querido pedro,
enhorabuena por tu entrada en el universo blog. ya era hora de que la blogosfera se viera recompensada por la perspicacia kantiana que te caracteriza. no sabes cómo me alegro de que cada vez la buena gente caiga en este vicio de la comunicación.

Carlos Norberto Mugrabi dijo...

Mónadas
Leibniz define al sujeto, por la vía del absurdo, como la causa epistemológica inicial, si y solo si la existencia Dios. El sujeto es la sustancia simple antonomasia: percipiens.